D.O. Catalunya

logo_do_catalunya

La Denominación de Origen Catalunya se extiende por el noreste de la Península Ibérica, entre el Mar Mediterráneo y los Pirineos.. Reúne cerca de  50.000 ha. de superfície vitivinícola repartida en más de 300 términos municipales de Catalunya, donde el viñedo se ha conreado de manera tradicional, llegando a ser así un elemento característico e inherente de sus paisajes, de la dieta, de sus habitantes y de su cultura.

El ámbito geográfico de la DO Catalunya tiene globalmente un clima mediterráneo, con muchas horas de sol, con inviernos secos y templados y veranos no muy calurosos. La primavera y el otoño acostumbran a ser las estaciones más inestables y lluviosas. La temperatura media anual está alrededor de los 14-15ºC y la pluviometría va desde los 350 mm/año de las aéreas más secas a los más de 600 mm/año de las zonas más húmedas. En el pre litoral y litoral, las brisas marinas reculan el calentamiento solar, que es más intenso a medida que nos adentramos hacia el interior. En la costa, el clima es más suave y templado, con temperaturas que aumentan de norte a sur, contrariamente a la pluviosidad. El interior, alejado del mar, presenta un clima continental mediterráneo, con inviernos fríos y veranos calurosos. Los suelos predominantes en la DO Catalunya son depósitos sedimentarios de naturaleza calcaria, pobres en materia orgánica y textura media.

La DO CATALUNYA ampara vinos blancos, rosados y tintos. Estos pueden buscar su máxima expresión de materia prima: la uva, mediante la fermentación de mostos en tinas de acero inoxidable y bajo un estricto control de la temperatura.

O bien, presentar el bouquet característico del contacto con la madera de roble, que a la vez, enriquece en complejidad. Podemos encontrar crianzas, reservas y gran reservas, con un tiempo en barrica, en el caso de los vinos tintos, de 6, 12 o 24 mesos, un período de envejecimiento total de 2,3 o 5 años respectivamente. Completan la oferta los vinos de aguja y de licor.

En términos generales, son vinos de corte moderno e innovador. De color atractivo, con una intensidad aromática media-alta, más o menos estructurados en función del rendimiento productivo en viña, de acidez moderada y un final que invita a seguir consumiéndolos.

Encontrarán coupages insólitos de acuerdo con las múltiples opciones que ofrece su amplio abanico de variedades de uva autorizadas. Las variedades de cultivo tradicional en Catalunya se conjugan a menudo con las variedades foráneas implantadas en nuestro territorio recientemente.

Los 2000 años de viticultura en Catalunya han posibilitado una amplio abanico de variedades autóctonas o tradicionales. No obstante, en las últimas décadas, se han incorporado otras variedades foráneas, adaptadas perfectamente a nuestro clima y tierras, produciendo vinos de calidad excelente.

En total, la DO Catalunya tiene autorizadas 35 variedades de uva para la elaboración de sus vinos.

Anuncios